Otorgan premio Nobel de Medicina 2020 a científicos por el descubrimiento del virus de la hepatitis C

El Premio Nobel de este año se otorga a tres científicos que han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud mundial que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo.

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice realizaron descubrimientos fundamentales que llevaron a la identificación de un virus nuevo, el virus de la hepatitis C. 

Antes de su trabajo, el descubrimiento de los virus de la hepatitis A y B había sido un paso crítico hacia adelante, pero la mayoría de los casos de hepatitis transmitida por la sangre seguían sin tener explicación. El descubrimiento del virus de la hepatitis C reveló la causa de los casos restantes de hepatitis crónica y posibilitó análisis de sangre y nuevos medicamentos que han salvado millones de vidas.

Hepatitis: una amenaza mundial para la salud humana

La inflamación del hígado, o hepatitis, es causada principalmente por infecciones virales, aunque el abuso de alcohol, las toxinas ambientales, la mala alimentación y las enfermedades autoinmunes también son causas importantes. En la década de 1940, quedó claro que hay dos tipos principales de hepatitis infecciosa. La primera, denominada hepatitis A, se transmite por agua o alimentos contaminados y, por lo general, tiene poco impacto a largo plazo en el paciente. El segundo tipo se transmite a través de la sangre y los fluidos corporales y representa una amenaza mucho más grave ya que puede conducir a una condición crónica, con el desarrollo de cirrosis y cáncer de hígado.

Esta forma de hepatitis es insidiosa, ya que, de lo contrario, las personas sanas pueden infectarse silenciosamente durante muchos años antes de que surjan complicaciones graves, pues la infección no presenta síntomas.

La hepatitis transmitida por la sangre se asocia con una morbilidad y mortalidad significativas y causa más de un millón de muertes por año en todo el mundo, lo que la convierte en un problema de salud mundial en una escala comparable a la infección por el VIH y la tuberculosis.

Hay dos formas principales de hepatitis. Una forma es una enfermedad aguda que el cuerpo es capaz de erradicar. Normalmente es causada por el virus de la hepatitis A o E, que se transmiten por agua o alimentos contaminados. La otra forma es crónica, y sucede cuando el cuerpo no logra eliminar la infección por sí mismo. Es comúnmente causada por el virus de la hepatitis B o el virus de la hepatitis C (el premio Nobel de este año). Esta forma de hepatitis de transmisión sanguínea a menudo puede progresar a cirrosis y carcinoma hepatocelular (cáncer).

Un agente infeccioso desconocido

La clave para una intervención exitosa contra las enfermedades infecciosas es identificar el agente causal. En la década de 1960, Baruch Blumberg determinó que una forma de hepatitis transmitida por la sangre era causada por un virus que se conoció como virus de la hepatitis B, y el descubrimiento condujo al desarrollo de pruebas de diagnóstico y una vacuna eficaz. Blumberg recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1976 por este descubrimiento.

En ese momento, Harvey J. Alter, de los US National Institutes of Health, estaba estudiando la aparición de hepatitis en pacientes que habían recibido transfusiones de sangre. Aunque los análisis demostraron que una gran parte de los casos estaban relacionados al virus de la hepatitis B, Alter y sus colegas encontraron un gran número de casos de hepatitis en pacientes que habían recibido transfusión de sangre sin relación al VHB. En esta época también se desarrollaron pruebas para identificar la infección por el virus de la hepatitis A y quedó claro que la hepatitis A no era la causa de estos casos inexplicables.

Era un motivo de gran preocupación que un número significativo de las personas que recibieron transfusiones de sangre hayan desarrollado hepatitis crónica debido a un agente infeccioso desconocido. Alter y sus colegas demostraron que la sangre de estos pacientes con hepatitis podría transmitir la enfermedad a los chimpancés, el único huésped susceptible además de los humanos. Estudios posteriores también demostraron que el agente infeccioso desconocido tenía las características de un virus. Las investigaciones metódicas de Alter habían definido de esta manera una forma nueva y distinta de hepatitis viral crónica. A la misteriosa enfermedad se le denominó como hepatitis «no A, no B».

Identificación del virus de la hepatitis C

La identificación del nuevo virus era ahora una alta prioridad. Se pusieron en práctica todas las técnicas tradicionales de búsqueda de virus pero, a pesar de ello, el virus eludió el aislamiento durante más de una década. Michael Houghton, que trabajaba para la empresa farmacéutica Chiron, emprendió el arduo trabajo necesario para aislar la secuencia genética del virus. Houghton y sus colaboradores crearon una colección de fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos que se encontraban en la sangre de un chimpancé infectado. La mayoría de estos fragmentos provenían del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos se derivarían del virus desconocido. Suponiendo que los anticuerpos contra el virus estarían presentes en la sangre extraída de pacientes con hepatitis, los investigadores utilizaron sueros de pacientes para identificar fragmentos de ADN viral clonados que codifican proteínas virales. Tras una búsqueda exhaustiva, se encontró un clon positivo. El trabajo posterior mostró que este clon se derivó de un nuevo virus de ARN que pertenece a la familia Flavivirus y se llamó Hepatitis C. La presencia de anticuerpos en pacientes con hepatitis crónica implicaba fuertemente a este virus como el agente faltante.

¿Podría el virus por sí solo causar hepatitis? 

El descubrimiento del virus de la hepatitis C fue decisivo, pero para comprobar que el virus causaba hepatitis los científicos tuvieron que investigar si el virus clonado podía replicarse y causar enfermedades. Charles M. Rice, investigador de la Universidad de Washington en St. Louis, junto con otros grupos que trabajan con virus de ARN, notaron una región previamente no caracterizada en el extremo del genoma del virus de la hepatitis C que sospechaban que podría ser importante para la replicación del virus. Rice también observó variaciones genéticas en muestras de virus aisladas y planteó la hipótesis de que algunas de ellas podrían dificultar la replicación del virus. A través de la ingeniería genética, Rice generó una variante de ARN del virus de la Hepatitis C que incluía la región recién definida del genoma viral y carecía de las variaciones genéticas inactivadoras. Cuando se inyectó este ARN en el hígado de chimpancés, se detectó virus en la sangre y se observaron cambios patológicos similares a los observados en humanos con la enfermedad crónica. Esta fue la prueba final de que el virus de la hepatitis C por sí solo podría causar los casos inexplicables de hepatitis mediadas por transfusiones.

Importancia de este descubrimiento galardonado con el Premio Nobel

El descubrimiento del virus de la hepatitis C por los premios Nobel es un logro histórico en la batalla en curso contra las enfermedades virales. Gracias a su descubrimiento, ahora se dispone de análisis de sangre altamente sensibles para el virus y estos esencialmente han eliminado la hepatitis postransfusional en muchas partes del mundo, mejorando enormemente la salud mundial. Su descubrimiento también permitió el rápido desarrollo de medicamentos antivirales dirigidos contra la hepatitis C. Por primera vez en la historia, la enfermedad ahora se puede curar, lo que aumenta las esperanzas de erradicar el virus de la hepatitis C de la población mundial. En México se puede tener acceso gratuito a este tratamiento por medio del INSABI.

Semblanzas

Harvey J. Alter nació en 1935 en Nueva York. Recibió su título de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester y se formó en medicina interna en el Strong Memorial Hospital y en los University Hospitals of Seattle. En 1961, se unió a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) como asociado clínico. Pasó varios años en la Universidad de Georgetown antes de regresar a los NIH en 1969 para unirse al Departamento de Medicina Transfusional del Centro Clínico como investigador principal.

Michael Houghton nació en el Reino Unido. Recibió su doctorado en 1977 del King’s College London. Se unió a GD Searle & Company antes de mudarse a Chiron Corporation, Emeryville, California en 1982. Se mudó a la Universidad de Alberta en 2010 y actualmente es Cátedra de Investigación de Excelencia en Virología de Canadá y Profesor de Virología Li Ka Shing en la Universidad de Alberta también es Director del Instituto de Virología Aplicada Li Ka Shing.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento. Recibió su doctorado en 1981 del Instituto de Tecnología de California, donde también se formó como becario postdoctoral entre 1981-1985. Estableció su grupo de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, St. Louis en 1986 y se convirtió en profesor titular en 1995. Desde 2001 es profesor en la Universidad Rockefeller, Nueva York. Durante 2001-2018 fue Director Científico y Ejecutivo del Centro para el Estudio de la Hepatitis C en la Universidad Rockefeller, donde permanece activo.

FUENTE: https://www.nobelprize.org/prizes/medicine/2020/summary/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: