Educa | ¿Cómo afecta el coronavirus a los enfermos con daño hepático?

Se ha reportado que el nuevo coronavirus puede alterar el hígado de algunos pacientes. Incrementa las enzimas que se vierten al torrente sanguíneo principalmente, lo cual indica que hay un mal funcionamiento hepático. El hígado con daño no trabaja igual que un hígado sano.

Es probable que las enzimas hepáticas se eleven con la infección por el nuevo coronavirus. Este virus inflama todo el cuerpo, incluyendo el hígado. Los expertos sospechan que esta inflamación sucede en la mayoría de los casos, aunque puede variar en pacientes con daño hepático.

Los pacientes con cirrosis descompensada deben mantener un contacto con su médico. Durante la cuarentena es preferible que lleven este seguimiento por vía remota para evitar contagio de Covid-19. Si requieren visita, deben agendarla con todas las medidas de seguridad.

El Covid-19 puede alterar a los enfermos con cirrosis de la siguiente manera:

  • El Covid-19 puede alterar las pruebas de función hepática.
  • Los pacientes con cirrosis pueden tener un curso grave con el Covid-19 por su estado de difusión inmune.
  • Si se infectan con Covid-19 pueden desarrollar otras complicaciones y enfermedades hepáticas más graves, ya que se desarrollan anomalías en las enzimas hepáticas.
  • Los pacientes cirróticos deben seguir con su tratamiento y tomar medidas de cuidado en la alimentación.

El trasplante hepático en la era del SARS-CoV-2

  • Se realizan pruebas de rutina para detectar SARS-CoV2 en donantes y receptores.
  • El consentimiento informado relacionado al trasplante debe incluir el riesgo potencial de adquirir COVID-19 nosocomial.
  • Desde el inicio de la pandemia, se ha limitado la realización de trasplantes hepáticos.

Recuerda, los protocolos de prevención por la pandemia de Covid-19 son rígidos y pueden llegar a causar ansiedad, estrés o depresión.

Estas alteraciones psicológicas pueden resultar en inactividad física y malos hábitos alimenticios, afectando a nuestro hígado.

¡Con ejercicio diario y una alimentación sana podrás estar mejor anímicamente!

El cuidado de nuestro hígado comienza en casa. En estos tiempos difíciles cambia tus hábitos alimenticios y realiza ejercicio en casa.

Si crees tener estrés, depresión o ansiedad, acude con un especialista.

¡Cuida tu hígado!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: