Educa | ¿Qué se sabe sobre la hepatitis C (VHC)?

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre (VHC): el virus puede causar hepatitis aguda o crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas y una enfermedad grave de por vida.

La hepatitis C es una importante causa de cáncer hepático.

El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre: la mayoría de las infecciones se producen por exposición a pequeñas cantidades de sangre. Ello puede ocurrir por consumo de drogas inyectables, prácticas de inyección o de atención sanitaria poco seguras, transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar, y prácticas sexuales que conllevan contacto con sangre.

La infección puede pasar de la madre infectada a su hijo, aunque esta forma de transmisión es menos frecuentes.

La hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos o besos o por compartir comidas o bebidas con una persona infectada.

Se estima que en el mundo hay 71 millones de personas con infección crónica por el virus de la hepatitis C.

Un número considerable de las personas con infección crónica sufrirán cirrosis o cáncer de hígado.

La OMS estimó que en 2016 murieron unas 399 000 personas debido a la hepatitis C, sobre todo por cirrosis y carcinoma hepatocelular (cáncer primario del hígado).

Los antivíricos pueden curar más del 95% de los casos de infección por el virus de la hepatitis C, lo que reduce el riesgo de muerte por cáncer de hígado y cirrosis, pero el acceso al diagnóstico y el tratamiento es limitado.

En la actualidad no existe ninguna vacuna contra la hepatitis C, pero las investigaciones en ese ámbito continúan.

La persona infectada puede tener la enfermedad sin saberlo durante 10 a 30 años mientras su hígado, permanentemente inflamado va sufriendo daños que no le permiten funcionar adecuadamente. Es importante hacerse una prueba de detección de VHC si hay riesgo de infección.

Cuando la enfermedad avanza, se pueden presentar síntomas como:
  • Fatiga.
  • Orina obscura.
  • Evacuaciones claras.
  • Dolor abdominal.
  • Pérdida de apetito.
  • Náuseas o malestar estomacal.
  • Coloración amarilla en la piel y/o parte blanca de los ojos (ictericia).
  • Ronchas y comezón en la piel (prurito).
  • Dolor o inflamación de las articulaciones.

Con el tratamiento oportuno se puede revertir el daño al hígado cuando no es avanzado y, sobre todo, evitar el desarrollo de cirrosis y de cáncer de hígado.

En México ya se puede acceder al tratamiento de la hepatitis C de forma gratuita. Se puede marcar al INSABI al teléfono: 55 50 90 36 00 o o enviar un correo a hepatitisc@salud.gob.mx También se puede acudir a CENSIDA en AV. Marina Nacional Número 60 Piso 11, Demarcación Territorial Miguel Hidalgo, Tacuba, Ciudad de México. C.P. 11410. Sus teléfonos son: 552000 3400, 552000-3500, 555263-9150

Si tienes dudas, te podemos orientar:
TEL. 555 6634 886

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *