Educa | Tabúes sociales y las enfermedades hepáticas

Algunas creencias sociales o religiosas pueden condicionar y regular los hábitos alimentarios, los sexuales y las conductas adictivas de las personas.

Según la Revista Electrónica de Psicología Iztacala de la UNAM, se ha observado que la religiosidad puede conducir a:

  • Una mejor aceptación del envejecimiento, la enfermedad y el sufrimiento, la esperanza y sentido de trascendencia entre la vida y la muerte.
  • Una más elevada autoestima y más baja depresión.
  • Satisfacción de vida en pacientes enfermos y un menor número de suicidios.
  • Introyectan generalmente a las personas fuerza y valor que les hacen ser optimistas y esperar lo mejor.

Sin embargo, algunas religiones también pueden traer un sentimientos de culpa, miedo, ansiedad y una reducción del control interno sobre sus decisiones de salud, imposibilitando el tratamiento o diagnóstico de enfermedades, como las del hígado, ya que algunas personas viven con afecciones hepáticas por años sin saberlo.

Las orientaciones prohibitivas que caracterizan a algunas doctrinas religiosas pueden incluso evitar algunos tratamientos, como puede ser el trasplante hepático.

Otros estigmas pueden ser creados de manera social, perpetuando mitos peligrosos, desinformación y discriminación. Algunos de los más comunes son:

  • El hígado no necesita ayuda porque se regenera solo.
  • La cirrosis solo le da a las personas con problemas de alcoholismo.
  • La hepatitis no es peligrosa.
  • El hígado graso solo perjudica a personas con sobrepeso y obesidad.
  • Todos los productos naturales son benéficos para el organismo.
  • Los suplementos alimenticios no hacen daño.
  • La automedicación ayuda a mejorar la salud.

¡El romper con tabúes de carácter social o religioso puede ayudarte a ser responsable con tu salud!

Recuerda que pequeñas acciones, como el realizarte pruebas de diagnóstico regulares, te puede ayudar a prevenir complicaciones en tu salud general y en la de tu hígado.

¡Siempre consulta a tu médico antes tomar decisiones que involucren a tu salud, especialmente si padeces una enfermedad del hígado!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: