Educa | Alteración del gusto y del olfato: un síntoma de deficiencia de zinc

El zinc es esencial para el organismo, ya que juega un papel fundamental en el metabolismo celular, se puede encontrar en todos los tejidos del cuerpo.

El hígado es el principal órgano responsable del metabolismo del zinc.

La deficiencia de zinc puede afectar las funciones del hígado, en particular, su capacidad de regeneración.

A su vez, una enfermedad hepática puede alterar los niveles de zinc en el organismo.

La deficiencia de zinc en pacientes con enfermedad hepática es causado por una variedad de factores:

  1. Cambios inadecuados en la ingesta en el metabolismo de proteínas y aminoácidos
  2. Extracción hepática disminuida
  3. Derivaciones portosistémicas
  4. Absorción deficiente inducida por alcohol

Esta deficiencia de Zinc puede resultar en un espectro de síntomas como :

  • Falta de apetito
  • Pérdida del vello corporal
  • Alteración del gusto y del olfato (no solo es un síntoma de la enfermedad por COVID-19)
  • Atrofia testicular
  • Disfunción cerebral e inmunológica
  • Disminución de la capacidad de eliminación de fármacos
  • Reducción del metabolismo de: vitamina A, hormona tiroidea, y proteínas
  • Retraso en la cicatrización de heridas

Estos síntomas también se presentan con la cirrosis hepática descompensada y están relacionados a la deficiencia de zinc.

La deficiencia de zinc ocurre también en las complicaciones derivadas de las enfermedades hepáticas crónicas descompensadas: ascitis, encefalopatía hepática y carcinoma hepatocelular.

La suplementación con zinc puede ser útil como tratamiento complementario en estas complicaciones.

La suplementación con zinc podría ser muy económica, bastante segura, y podría ayudar a mejorar a los pacientes con cirrosis hepática.

La restauración de varias funciones requiere factores adicionales porque otras deficiencias de micronutrientes a menudo acompañan a una deficiencia de zinc.

Se necesita más investigación para dilucidar aún más las diferentes funciones del zinc tanto en estados normales como patológicos.

Consulta a tu médico antes de realizar cualquier cambio a tu dieta. ¡No te automediques!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *