¿Qué es el hígado?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Un órgano vital

  • El hígado es el órgano más voluminoso del cuerpo y pertenece al sistema gastrointestinal.
  • Está ubicado en el cuadrante superior derecho del abdomen, debajo del diafragma y de las costillas. En el adulto pesa aproximadamente 1,500 gramos, 2% del peso corporal. Es de forma piramidal y está formado por dos lóbulos, siendo el derecho el más grande. Es de consistencia suave, de color rojo pardo.
  • El hígado se desarrolla en el feto humano entre la 4a y la 6a semana de gestación y durante la mayor parte de la vida intrauterina se encarga de producir las células de la sangre del bebé.
  • Es el único órgano que recibe sangre de dos fuentes: una proviene del estómago y los intestinos cargada de nutrimentos y la otra proviene del corazón con oxígeno.
  • En el hígado fluyen 1,450 ml de sangre por minuto, casi la tercera parte del flujo sanguíneo corporal total. En todo momento el hígado contiene el 10% de toda la sangre de nuestro cuerpo.

El hígado regula en forma única la fisiología del organismo. Al ingerir alimentos, éstos pasan de la boca al estómago y al intestino, en donde se deshacen en partículas más pequeñas llamadas nutrimentos. El 90% de los nutrimentos llegan directamente al hígado que los distribuye a través de la sangre a las células y órganos del cuerpo.

Funciones del hígado

El hígado puede considerarse como la «fábrica química del organismo» ya que lleva a cabo múltiples funciones indispensables para mantenernos vivos, alertas y saludables como:

  • Asimilar las substancias nutritivas necesarias para el crecimiento y reparación del organismo como la glucosa, vitaminas, grasas, proteínas y minerales.
  • Transformar en energía el azúcar, las grasas y las proteínas.
  • Producir proteínas que ayudan a coagular la sangre.
  • Producir la bilis que se almacena en la vesícula biliar y favorecer la digestión de las grasas.
  • Fabricar enzimas y procesar las grasas ya digeridas.
  • Reservar energía como si fuera una batería, almacenando azúcares que se utilizan cuando el organismo los necesita.
  • Ayudar a defendernos de los microorganismos que entran a nuestro cuerpo.
  • Mantener las reservas de hierro, vitaminas y minerales para tener fuerza.
  • Funcionar como un gran filtro y eliminar del organismo todas las toxinas procedentes de las substancias que comemos, respiramos o nos untamos en la piel como medicamentos, drogas, alcohol, nicotina, insecticidas y solventes.

Cuida tu hígado así

  • Ten una dieta balanceada.
  • Haz ejercicio de forma regular.
  • Lava tus manos después de ir al baño.
  • Vacúnate contra Hepatitis A y B.
  • No compartas artículos personales como cepillo de dientes, rastrillo o cortaúñas.
  • Usa sólo los medicamentos, vitaminas y suplementos prescritos por tu médico.
  • No te excedas con bebidas alcohólicas.
  • Nunca mezcles medicamentos con alcohol.
  • Se cuidadoso al usar pinturas, insecticidas, aerosoles y productos químicos.
  • Si tienes vida sexual activa protégete.
  • No uses drogas.
  • Si vas a hacerte un tatuaje o perforación, hazlo en locales autorizados que cumplan con las normas de higiene  establecidas por el gobierno para tal efecto.
  • Si vas a hacerte un pedicure o un manicure lleva tus propios utensilios o asegúrate de que los utensilios que se  van a utilizar hayan sido esterilizados.
  • Usa agujas esterilizadas.

Para cuidar tu hígado, lo importante es llevar un estilo de vida saludable en general. No tomes medicamentos, tés, hierbas, vitaminas, hormonas, pastillas o cápsulas naturistas o no naturistas que «digan» que son buenas para el hígado. Se ha reportado que el hígado se daña por el consumo de algunos de estos productos.

El cuidado del hígado comienza en casa

FundHepa-Infografía-Cuidados-Hígado-Salud-Hepática