Educa | 5 pruebas que miden la salud de tu hígado

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Nuestro hígado puede enfermar y no avisarnos, pues intenta recuperarse por sí mismo. ¡Podemos ayudarle si nos hacemos pruebas para medir su estado de salud! De esta forma podemos evitar que el daño hepático progrese hasta llegar a fibrosis, cirrosis o cáncer.

Algunas pruebas que pueden medir la salud de tu hígado son:

1.- Perfil hepático

Estas pruebas son análisis de sangre que miden diferentes enzimas, proteínas y sustancias producidas por el hígado.

Los marcadores séricos que se buscan con la realización del perfil hepático pueden variar de un laboratorio a otro, aunque en general contemplan la medición de una serie de enzimas y proteínas que son clave en el metabolismo hepático:

  • Proteínas totales: Mide la cantidad total de proteínas en la sangre.
  • Albúmina: Proteína producida en el hígado
  • ALP (fosfatasa alcalina), ALT (alanina transaminasa) AST (aspartato aminotransferasa) y GGT (gamma-glutamil transpeptidasa): Estas enzimas son producidas por el hígado
  • Bilirrubina: Producto de desecho producido por el hígado.
  • Lactato-deshidrogenasa (LD): Enzima presente en la mayoría de las células del cuerpo. Se libera a la sangre cuando las células han sido dañadas por una enfermedad o lesión
  • Tiempo de protrombina (TP): Proteína que interviene en la coagulación de la sangre

Si los niveles de una o más de estas sustancias están fuera del rango normal, puede ser signo de enfermedad del hígado.

2.- Elastografía hepática

Esta prueba utiliza ondas sonoras para determinar el grado de rigidez del hígado y la acumulación de grasa. La rigidez es un signo de fibrosis e inflamación. Cuanto más rígido está el hígado de una persona, más fibrosis tiene.

3.- Elastografía hepática por resonancia magnética (ERM)

Esta prueba basada en la resonancia magnética utiliza imanes muy potentes y ondas de radio para crear imágenes de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. En una resonancia magnética, un programa computarizado crea un mapa visual que muestra la rigidez del hígado y cuantifica la cantidad de grasa.

La elastografía puede tener una efectividad para diagnosticar hígado graso y fibrosis del 85 al 95%. Además, esta prueba no tiene ningún riesgo conocido. Para la mayoría de las personas, los riesgos de la elastografía por resonancia magnética son mínimos.

4.- Prueba de marcadortumoral AFP (alfafetoproteína)

AFP son las siglas de alfafetoproteína, una proteína producida en el hígado del feto. Los niveles de AFP suelen ser altos cuando un bebé nace, pero disminuyen a niveles muy bajos para el primer año de edad. Los adultos sanos deberían tener niveles muy bajos de AFP.

5.- Ultrasonido abdominal

El ultrasonido del abdomen utiliza ondas sonoras para producir fotografías de las estructuras dentro del abdomen superior.

Recuerda, la información que proporcionamos es sólo para propósitos informativos y no para ser utilizada como sustituto de un consejo médico, diagnóstico o tratamiento profesional. Un médico es el indicado de determinar si necesitas alguna de las pruebas antes mencionadas.

Por favor, ponte en contacto con tu proveedor de atención de salud si tienes preguntas sobre condiciones médicas o para la interpretación de los resultados de las pruebas.