El compromiso con la prevención | La salud hepática de México

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Todos estamos expuestos a múltiples y variados riesgos que pueden afectar la salud del hígado.

Entre los factores de riesgo más comunes en México se encuentran:

  • La obesidad
  • El abuso de bebidas alcohólicas
  • Las sustancias tóxicas
  • La automedicación
  • Infecciones virales
  • Algunos tipos de hepatitis

Algunos de los factores antes mencionados se pueden prevenir con supervisión médica, alimentación balanceada y actividad física regular. De no eliminar los factores de riesgo, este órgano se puede dañar y desarrollar múltiples patologías entre las que destacan dos de las enfermedades hepáticas más comunes en México: el hígado graso no alcohólico y el cáncer de hígado.

El hígado graso no alcohólico afecta prácticamente a un tercio de la población mundial. Es actualmente la enfermedad hepática crónica más común en todo el mundo. México es uno de los países cuya población reúne varios factores de riesgo para esta enfermedad, como la obesidad, la cual podría tener una prevalencia en la población que supera el 50%. Debido a la creciente epidemia mundial de obesidad y diabetes, se espera que el hígado graso no alcohólico sea pronto la principal causa de cáncer de hígado y la primera indicación de trasplante de hígado en el mundo.

En 2020, México fue el 3er país del continente americano, por detrás de Brasil y Estados Unidos, con más nuevos casos y muertes relacionadas al cáncer de hígado.

Las enfermedades del hígado en México son padecimientos que en la actualidad se ubican en los primeros lugares de mortalidad. Si no se toman acciones inmediatas para contrarrestar lo que ahora se considera un problema de salud nacional, el panorama de mediano plazo será muy desolador. ¡Es necesario que adoptemos una cultura preventiva!

Puedes cuidar a tu hígado de la siguiente manera:

  • Cuida tu alimentación y haz ejercicio regular
  • No te automediques
  • Evita el consumo crónico de alcohol
  • Usa condón y evita el contacto con sangre de otras personas
  • Vacúnate contra la hepatitis A y B
  • Evita el contacto continuo con sustancias químicas
  • Lávate las manos después de ir al baño y antes de comer, y bebe agua purificada.

¡Comprométete con tu salud y protege a tu hígado!