¿La diabetes está relacionada al hígado graso?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La diabetes tipo 2 aumenta el riesgo de padecer enfermedad de hígado graso no alcohólica, una afección en la que se acumula grasa en el hígado.

Esta afección se presenta al menos en la mitad de las personas con diabetes tipo 2.

El colesterol y presión alta también aumentan el riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Padecer diabetes tipo 2 y la enfermedad de hígado graso al mismo tiempo puede ser peligroso si no están bien controladas.

Algunas estrategias para proteger tu hígado de la enfermedad del hígado graso si padeces de diabetes tipo 2 son:

– Mantén un buen control de tu nivel de azúcar en la sangre con ayuda de tu equipo de atención médica
– Tratar de mantener un peso saludable
– Mantén el colesterol de baja densidad y los triglicéridos dentro de los límites
– No te excedas en el consumo del alcohol

Si tienes diabetes tu médico puede recomendar un ultrasonido del hígado cuando recibas el diagnóstico inicial y análisis de sangre para mantener un seguimiento regular en la función hepática.