Educa | La elastografía hepática como herramienta de prevención

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La elastografía hepática es un tipo de prueba de diagnóstico no invasiva que se usa como herramienta para diagnosticar hígado graso. El hígado graso es una enfermedad que se presenta cuando se acumula grasa en las células hepáticas. Esta grasa puede causar muerte celular y fibrosis. La fibrosis es una afección que reduce el flujo de sangre hacia y desde el hígado. Esto hace que se acumule tejido cicatricial. Muchas personas con fibrosis no tienen síntomas. Sin embargo, si la fibrosis no se trata, sigue causando cicatrización en el hígado hasta convertirse en cirrosis, cáncer de hígado e insuficiencia hepática.

La buena noticia es que el diagnóstico y el tratamiento precoz pueden reducir e incluso revertir los efectos de la fibrosis. Gracias a esta herramienta, que llegó a México hace unos años, se puede diagnosticar hígado graso de una forma no invasiva e indolora. Hay dos tipos de elastografía hepática:

Elastografía por Fibroscan

Esta prueba utiliza ondas sonoras para determinar el grado de rigidez del hígado y la acumulación de grasa. La rigidez es un signo de fibrosis e inflamación. Cuanto más rígido está el hígado de una persona, más fibrosis tiene.

Elastografía por resonancia magnética (ERM)

Esta prueba basada en la resonancia magnética utiliza imanes muy potentes y ondas de radio para crear imágenes de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. En una resonancia magnética, un programa computarizado crea un mapa visual que muestra la rigidez del hígado y cuantifica la cantidad de grasa.

Actualmente la elastografía es una herramienta que puede reemplazar la biopsia de hígado, una prueba más invasiva en la que se extrae una muestra de tejido del hígado para hacer pruebas. Sin embargo, tu médico o profesional de la salud podría pedir una biopsia para confirmar el diagnóstico.

La elastografía puede tener una efectividad para diagnosticar hígado graso y fibrosis del 85 al 95%. Además, esta prueba no tiene ningún riesgo conocido. Para la mayoría de las personas, los riesgos de la elastografía por resonancia magnética son mínimos.

Recuerda, la información que proporcionamos es sólo para propósitos informativos y no para ser utilizada como sustituto de un consejo médico, diagnóstico o tratamiento profesional.

Por favor, ponte en contacto con tu proveedor de atención de salud si tienes preguntas sobre condiciones médicas o para la interpretación de los resultados de las pruebas.