¡Nuestro cuerpo necesita cobre! Pero el exceso podría dañar nuestro hígado

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Nuestro cuerpo necesita del cobre para desarrollar nervios saludables, huesos, colágeno, melanina y para pigmentar la piel. Normalmente el cobre se absorbe de los alimentos y el que no necesitamos es eliminado por el hígado. Pero hay casos en el que el cobre es demasiado para el hígado.

¿Sabes qué es la enfermedad de Wilson?

Es un trastorno hereditario poco común que hace que el cuerpo no pueda deshacerse correctamente del exceso de cobre. Normalmente el hígado libera el cobre mediante la bilis, pero en personas con esta enfermedad se libera directamente en el torrente sanguíneo.

Este trastorno está presente desde el nacimiento, pero los síntomas no se manifiestan hasta entre los 5 y los 35 años. La enfermedad de Wilson empieza por dañar al hígado o al sistema nervioso centrar, en algunos casos afecta a los dos al mismo tiempo.

Los síntomas varían dependiendo de la parte del cuerpo afectada. Estos pueden ser:

  • Fatiga
  • Falta de apetito o dolor abdominal
  • Color amarillo en la piel y en la parte blanca de los ojos
  • Problemas para hablar o para tragar
  • Falta de coordinación física y movimientos descontrolados o rigidez muscular

El síntoma más representativo de esta enfermedad es un anillo de color marrón alrededor de la córnea de los ojos.

Las personas que sufren de la enfermedad de Wilson deberán tomar medicamentos y seguir una dieta baja en cobre de por vida. Con una detección temprana y el tratamiento adecuado, las personas que sufren esta enfermedad pueden gozar de una vida completamente normal.

Si presentas alguno de estos síntomas o tienes algún familiar con la enfermedad de Wilson, visita a un médico.