¿Qué sucede en nuestro hígado cuando consumimos alcohol? | FundHepa

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

El alcohol es una sustancia que no hace daño en cantidades pequeñas y moderadas, pero que se vuelve altamente tóxica si se consume en exceso (más de 3 o 4 bebidas por sentada).

Cuando bebemos, el alcohol pasa por nuestro hígado y lo descompone en tres pasos.

1

Las enzimas convierten el alcohol en acetaldehído, una sustancia peligrosa que puede dañar las células con el tiempo.

2

El acetaldehído se convierte rápidamente en acetato, un intermedio mucho más estable.

3

El hígado descompone estos subproductos en dióxido de carbono y agua.

¡Estos son componentes que nuestro cuerpo puede manejar y eliminar fácilmente!

Sin embargo, cuando bebemos alcohol en exceso, los subproductos que resultan durante este proceso no se convierten o eliminan correctamente, por lo que interactúan destructivamente con las células hepáticas, causando daño en el hígado.

Si no dejamos que el hígado se regenere y seguimos bebiendo crónicamente, el hígado se irá dañando hasta llegar a la cirrosis y el cáncer de hígado.

El consumo de alcohol es especialmente peligroso si se padece una enfermedad hepática; recuerda que en ocasiones podríamos no saber que estamos enfermos pues el hígado no presenta síntomas de daño hasta que es muy tarde. Las revisiones de salud hepática regulares son una gran forma de mantener el hígado sano.

Recuerda, la información que proporcionamos es sólo para propósitos informativos y no para ser utilizada como sustituto de un consejo médico, diagnóstico o tratamiento profesional. Un médico es el indicado para eso. Por favor, ponte en contacto con tu proveedor de atención de salud si tienes preguntas sobre condiciones médicas o para la interpretación de resultados de pruebas.