Suprimiendo el sistema inmune, la vida después del trasplante hepático | FundHepa

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La terapia inmunosupresora es indispensable para los pacientes que recibieron un trasplante hepático, sin embargo requiere mucho compromiso y disciplina de por vida. Además, llega a tener un costo elevado. Es importante planear con antelación los cambios a tu estilo de vida con ayuda de tu médico y nutriólogo. Estos cambios ayudan a garantizar el éxito del trasplante y posibilita que un mayor número de pacientes puedan beneficiarse de los escasos órganos disponibles.

Debido a que estos medicamentos reducen la capacidad del organismo para defenderse y aumentan el riesgo de infección, es importante que las personas con tratamiento inmunosupresor permanente lleven una vida de pocos riesgos.

Seguir las instrucciones de tus médicos es el primer paso. Debes tomar la dosis correcta en el momento adecuado, cumpliendo siempre con los horarios diseñados estrictamente para ti. Es importante avisarle a tu médico si no pudiste seguir sus indicaciones; además debes mantenerlo siempre al tanto de tu condición. ¡No temas compartirle tus dudas a tu médico!

La vida sigue

Una persona con tratamiento inmunosupresor puede seguir con su vida normal. ¡Solo debes crear hábitos saludables! Esto no solo ayudará a que tu tratamiento funcione, sino que todo tu cuerpo se beneficiará.

Consejos para personas con tratamiento inmunosupresor

Si estás en tratamiento con medicamentos inmunosupresores o vas a estarlo pronto, luego de tu trasplante hepático, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

Sigue las indicaciones de tu médico al pie de la letra

Limpia y cuida muy bien tus heridas

Mantén prácticas higiénicas de preparación de alimentos

Lleva una dieta saludable

Haz ejercicio

Ten cuidado con las infecciones

Si puedes, evita las concentraciones de personas

Lava bien tus manos y usa gel antibacterial

No consumas medicamentos sin receta de un médico

Recuerda, la información que proporcionamos es sólo para propósitos informativos y no para ser utilizada como sustituto de un consejo médico, diagnóstico o tratamiento profesional. Un médico es el indicado para eso. Por favor, ponte en contacto con tu proveedor de atención de salud si tienes preguntas sobre condiciones médicas o para la interpretación de los resultados de las pruebas.